Manipulación y líderes

retrato

Fotografía: Raúl Ciudad. Diseño: Catherine Ariana.

MANIPULACIÓN Y LÍDERES.

LÍDERES Y MUJERES.

Por Catherine Ariana

 

En este artículo quisiera plantear un tópico diferente.

Hay algo que viene sucediendo desde hace un tiempo a las mujeres y que requiere de un manifiesto.

Muchas chicas jóvenes e ingenuas aún no tienen un criterio de lo que es la manipulación y/o acoso y son afectadas por ello. Este proviene la mayoría de las veces de personas que, por x motivo, tienen cierta “autoridad” en la vida de estas chicas. La mayor parte de los casos se trata de profesores, guías espirituales, terapeutas de la salud, incluso algunos padres, familiares o la pareja, en su mayoría hombres y rara vez otras mujeres que aman el control y la represión.

El problema que más he visto, debido al área en el que me desenvuelvo, es el de la manipulación y/o abuso en el espacio de la salud y en la enseñanza.

Este tipo de dinámicas de manipulación ocurren en las terapias y escuelas de todo tipo. Me referiré particularmente al caso de aquellas de corriente alternativa, en donde hay un solo hombre a cargo y toda la libertad para hacer lo que dicha persona desee porque después de todo son las reglas que él creó, su juicio.

Hay que entender que la mayoría de las veces no es que este líder sea malo o tenga oscuras intenciones;  si considerar que es frecuente que el poder, en este asunto del conocimiento, deforme e inflame el ego del líder, lo que se traduce en que él ejerza maltrato a quienes están a su alrededor en un rol pasivo o receptivo. Aunque hay que entender que, en general, es difícil no estar en ese rol con un líder porque como “ellos son los que lo saben todo”, entonces, la única forma de lidiar con su actitud es teniendo un carácter muy fuerte, estar realmente muy claro de lo que haces y a la vez ser sensitivo, porque alguien que está en el centro del acontecer del universo es hipersensible a la crítica, lo que implica convertirse en un verdadero artista del lenguaje para poder dialogar de igual a igual.

Debo mencionar que esa manipulación no solo afecta a las mujeres sino que a cualquier persona que “esté volando bajo”, sea pasiva o entregue confianza con facilidad. La mención especial de las chicas es porque constituyen el grupo más vulnerable, debido a  que los líderes no solo aman el poder sino que el sexo en abundancia y variedad,  la juventud y la inocencia.

Por lo tanto, el llamado que quiero hacer es, particularmente a este grupo de chicas jóvenes, super inocentes y entregadas.

Es posible que en estos espacios se plantee la posibilidad de un contacto íntimo con el líder, terapeuta o educador, que evidentemente puede resultar en algo bueno si lo haces con consciencia y madurez, eligiéndolo y siendo clara de tus objetivos; o  en algo negativo si simplemente te enredaste en el juego, no te diste cuenta de que podía llegar más lejos hasta acabar con el espacio de confianza requerido para tu sanación y/o aprendizaje, etc. En ese sentido, lo que suceda depende de tu actitud al respecto, porque estás frente a alguien que no piensa en qué es lo mejor para ti. Es alguien que tira el anzuelo y espera, sabe mucho de cómo leer personas y tú estás completamente desnuda ante él (antes de que lo estés físicamente, si es que eso es lo que decides).

Desde muy pequeños somos capaces de elegir y prever algunos acontecimientos, de eso depende la madurez. Por algún motivo, esta cualidad es cada vez más escasa. Que no lo sea en ti también.

La mujer debe dejar de plantearse a sí misma como una víctima, porque como digo siempre: “Víctima te crees, víctima serás”.

La sociedad no cambiará sus leyes y sus reformas en torno a la mujer, o al menos, no a la velocidad que lo necesitamos. La única forma de ver un cambio es comenzar la acción por nosotras mismas. Así, quizás en el futuro, podrá reflejarse el desarrollo de estas acciones a nivel de sociedad. Un cambio de mente y perspectiva es fruto de décadas de la actividad de quienes no se han dejado afectar o vulnerar por las condiciones del entorno.

Si tu medioambiente es enfermo tú tienes que modificarlo.

Ya no se puede esperar que vengan a rescatarnos, el rescate lo tendremos que llevar a cabo nosotras.

Aquello entendido y etiquetado como patriarcado le ha hecho daño a todos, el más pronunciado ha sido a la mujer en todas las formas imaginables, sin embargo, también ha perjudicado bastante a los hombres. A ellos los alejó de su propia naturaleza, poco a poco quisieron tomar de la mujer esa natura “cautivándola” para obtener de ella lo que no podían por sus propios medios. Bloquearon sus propias emociones, su suavidad, su escucha y capacidad de empatía.

Por supuesto y más que POR SUPUESTO, estos patrones afectan más a unos que a otros, especialmente a quienes se identifican con un género. El resto, que es una minoría, no es tan vulnerado por ello, en la medida que se han permitido ser personas completas y no “generizadas”. Estas excepciones existen más en ciertas culturas que en otras, menos en las germánicas que se ocupan de cultivar cierta igualdad y neutralidad en el individuo y mucho más en las sociedades machistas. El programa de género se aloja en el inconsciente colectivo de la gran mayoría, a veces como una memoria silenciosa.  Cabrá preguntarse también, qué tan buena será esa uniformidad entre los géneros, si habrán característicass que se pierden en ambos por ello.

¿En dónde puedo hacer mi aporte? En el área en que puedo influir es en la del Higienismo, el cual no debería ser tocado por estas condiciones: los abusos de líderes, el acoso o manipulaciones hacia los estudiantes, conductas que ocurren en la mayoría de las escuelas de cualquier área instruidas, la mayoría de las veces, por UN hombre.

El Higienismo tiene el fin de liberar y de sanar a los pacientes, nunca debiera estar estropeado con el control de otros.

¿Cómo evitar que esto se presente en tu tratamiento y enseñanza? (Aplíquese también en otras disciplinas y relaciones)

1.La sesión de Higienismo consiste en una serie de preguntas relativas al estado físico y emocional del paciente, al final de cada consulta se entrega una pauta llamada biorritmo que contiene el tratamiento a seguir. Cualquier otro gesto físico de contacto o alusión al respecto NO ES PARTE DE UN PROCEDIMIENTO COMÚN y debes estar atenta a esta señal para poner los límites de ser necesario o tomar la decisión de continuar, sabiendo que eso puede acarrear consecuencias que podrían alterar tu tratamiento.

En sí, significa tomar responsabilidad de la decisión y actuar con madurez, en el caso de desarrollar un vínculo íntimo.

Pregúntate: ¿Es esto algo que me resulta raro?  Si es raro, comunícalo: “Hey, ¿Por qué me ofreces esto, qué tiene que ver con mi tratamiento?” o  “Eso me resulta raro, por favor, no lo plantees nuevamente”.

Pregúntate: ¿Quiero realmente hacerlo sabiendo que puede ser “un cacho”(problema) en el futuro? Piensa lo que está en riesgo y sus consecuencias o, por el contrario, asúmelo con madurez y placer, sabiendo que el dolor y las diferencias pueden ser parte de la culminación como en cualquier otro vínculo amoroso. Su dimensión será proporcional a la intensidad del personaje en cuestión.

2. Existen diversas alternativas para enfrentar un acoso evidente en la sesión, tienes la opción de no pagar la consulta porque no estás pagando para ser acosada. Poner los límites debería ser suficiente puesto que, la mayoría de los “terapeutas” no son malas personas, solo que algunos pueden tener un ego muy grande y pensar que tú estás loca por estar con él.

3. Exprésate. Lo mejor de manifestar tu molestia al respecto es que el otro tendrá la oportunidad de darse cuenta de que está haciendo algo que te hace daño (muchas veces no lo saben porque estamos acostumbradas a callar y ese ¡es un pésimo hábito!). Tu silencio y retiro del tratamiento no comunicarán con tanta claridad como el decir oralmente qué es lo que te parece incómodo de la instancia. Es preciso que seas directa y concisa para expresarte, si pareces ambigua tu mensaje tendrá menos poder.

4. La seducción de la esperanza de crecer.

La mayoría de las lecciones relacionadas a recuperar el amor por ti misma dependen de ti. Otro no se puede hacer cargo de ellas, puede intentarlo claro, pero si tu no cambias tu mecanismo interno que te lleva a la baja autoestima, difícilmente crecerás por lo que, al final, amarte o no depende de ti y no del ofrecimiento que te pueda hacer una persona que parece ser instruida en los temas del amor, empero, no posee mayor vínculo contigo o no te conoce en profundidad.

5. Quieres seguir estudiando o tratándote. Hazlo.

Incluso si estuvieras inmersa en una escuela del tipo Biodanza, en donde las emociones son la clave de la enseñanza, si lo que quieres es continuar con el grupo el facilitador a cargo debiera asumirte como estudiante.

Lo mismo, si estás en la escuela del tipo que sea, en especial las relativas a la vida, deberías insistir y perseguir tu objetivo de continuar, incluso si tuviste problemas con LA persona a cargo. Ten manejo de tus emociones y persigue el conocimiento, no a las personas. Se neutral.

Actitud activa.

Víctima ya no más.

Estar atenta a las manipulaciones a tu alrededor. No escuches las palabras, ve las acciones.

Genera tu propio criterio y juicio de los hechos.

Lo importante es que tú estés naturalmente cómoda, no  “lo cómoda que te deberías sentir” de acuerdo a lo que otro te dice.

Queda a tu criterio determinar si ellos se tratan de “buenos”, “malos” o solo “personas”.

Como el caso de los microbios, ellos existen, pero depende de una serie de condiciones su incidencia en enfermedad degenerativa. (Hay virus que siempre son mortales y otros que actuarán de acuerdo a tus defensas)

Estos “líderes” en el plano del conocimiento y terapia, en la pareja o la familia son reales y es menester instruirse para convivir con ellos. No quiere decir que no tengan nada que aportar siempre, este artículo no es para fomentar su odio, simplemente para recalcar que al estar en una posición de poder se puede perder el respeto por los demás y que sería pertinente poner los límites cuando esto sucede.

 

Eso chicas, ¡Cuídense bien!.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario