Salud según Herbert Shelton

Archivos de salud, Salud Comentarios desactivados en Salud según Herbert Shelton

“La salud es una condición de perfecto desarrollo, un estado de crecimiento y desarrollo completo y armonioso, una adaptación de cada una de las partes del organismo, o de cada órgano, en el que ninguna de éstas partes se encuentra en mal funcionamiento o sobra.

En este estado de desarrollo orgánico se encuentra la perfección y simetría de la belleza, reflejo de la existencia de un estado de salud total. Es fácil de demostrar que las formas y proporciones de todo hombre, planta o animal que se encuentre en su mejor y más útil estado, son las más bellas, y por consiguiente saludables.

Cuando en un cuerpo cada uno de los huesos se encuentran en perfectas condiciones y con el tamaño preciso para ejercer su labor dentro del organismo, podemos decir que las proporciones son las idóneas. Cuando los músculos de un cuerpo han alcanzado un desarrollo completo y proporcional, con la grasa y el tejido celular necesarios únicamente para resguardar los músculos, podemos decir que nos encontramos con la mayor belleza de forma. Cuando la textura de la piel es la más suave y la circulación sanguínea es la más vigorosa, por la sangre fluye una gran cantidad de sustancias nutritivas y está limpia de cualquier deshecho, el aspecto será radiante y esplendoroso.
La consecución de la belleza en su estado supremo es el fiel reflejo de un estado de perfecta salud. La belleza parcial, marchita o decadente son expresiones de un estado de salud parcial, marchito o decadente.”

“Que todos los atletas sean verdaderos ejemplos de seres sanos, no siempre es verdad. Sin embargo, lo que sí es cierto es que todo individuo que goce de una salud formidable debe considerarse como un verdadero atleta. La flexibilidad, la agilidad, la resistencia, la fuerza y el vigor son cualidades esenciales de una vida sana.
Las funciones fisiológicas son ideales, en todos sus aspectos, para toda persona que se encuentre perfectamente sana. Del mismo modo, otra de las condiciones fundamentales de la salud es disfrutar de un sentido de euforia, deleite y total bienestar. Por esta razón, la gente sana suele siempre esbozar una agradable sonrisa y un rostro cálido. La tristeza y una disposición abatida suelen ser los síntomas claros de un estado enfermizo. La belleza, la felicidad, el bienestar y la plena forma de un cuerpo nunca pueden desaparecer, a menos que se introduzcan en su interior sustancias tóxicas o toxinas o practique malas formas de vida.”