top of page
  • catherineariana

Higienismo para la mujer

Es necesario reconocer la necesidad de determinados nutrientes en el organismo de cada individuo, los cuales están influenciados por factores como su sexo, edad, actividad física y emocional, así también, su proceso hormonal.

Por ello como mujeres podemos contar con algunas herramientas para poder sortear mejor algunos síntomas de los diferentes procesos hormonales por los que pasa nuestro cuerpo como la menstruación, la menopausia y postmenopausia.

Para esto también es necesario ser conscientes de que la expresión física puede ser también reflejo de situaciones de la vida o de la mente (que también es buena para crear sus propias situaciones) o de emociones que se van guardando en especial en nuestro útero, el cual tiende a cargar con varios traumas y heridas emocionales. Nuestras mamas también tienden a llevar un peso emocional importante. Debido a ello es idóneo primero reconocer la existencia de las emociones o de situaciones vividas que pueden afectar dichas áreas y en segundo lugar trabajar en dejar ir la culpa, el peso del dolor que generalmente está ligado a estos eventos o emociones. De esa manera estaremos dando un gran paso a sanarnos en conjunto, por supuesto, con una alimentación sana libre de aquellas sustancias que pueden actuar como disruptores endocrinos o toxinas rompiendo el equilibrio hormonal y orgánico.


¿Cuáles sustancias son las que más nos afectan negativamente?

Las grasas de las frituras, de las cremas, de las carnes y chocolates (los cuales tienden a ser la debilidad de muchas mujeres) son las peores sustancias ya que tienden a causar desórdenes hormonales, debido a que también afectan la salud de tu hígado, el cual se encarga de mantener el correcto nivel hormonal de nuestro cuerpo (que no existan niveles excesivos de estrógenos, progesterona o andrógenos).

Los disruptores endocrinos que se pueden encontrar en la comida en forma de aditivos o en alimentos incluso naturales, también pueden ser responsables de alterar tus hormonas. Estos disruptores están habitualmente en productos de higiene como shampoo y jabones, en bloqueadores solares y en plásticos, siendo el más conocido el BPA (bisfenol A).

Las dioxinas son otro componente negativo altamente tóxico (pueden permanecer en el cuerpo por 6 a 11 años) que afecta principalmente nuestra fertilidad. Lamentablemente la composición grasa de nuestros óvulos los hace mucho más propensos a sufrir de alteraciones, ya que absorben mejor estas sustancias. Estas provienen de diversos procesos industriales como la fundición, el blanqueamiento de papel (es mejor evitar el papel higiénico, el absorbente y las toallas higiénicas blanqueadas) y la fabricación de herbicidas y plaguicidas. Este contaminante pasa a la tierra y a los alimentos y se encuentra mucho más concentrado en el tejido adiposo de los animales (en la grasa de la carne).


¿Qué alimentos son mejores para nosotras?

Aquellos alimentos ricos en antioxidantes que nos ayuden a eliminar estos y otros químicos nocivos a los que estamos expuestas.

Una dieta higienista puede proveer un excelente equilibrio de dichos alimentos junto con una variedad adecuada para nuestro momento hormonal.

Estas invitada/o a saber más en esta clase sobre Higienismo para la mujer.




103 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page